ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

The Galapagos shark is a very strong fish and an active swimmer that surprises with its large size. It is considered a very curious species, since it frequently approaches divers and boats, and in rare occasions it is dangerous for humans, if it feels in danger, it would make sudden movements that would immediately alert those who are at a considerable distance.
Despite its name, it is not only possible to find the Galapagos shark in this archipelago, but it can be found in tropical waters all over the world. Its name comes from the fact that it was first identified in the Galapagos in 1905.
The Galapagos shark is considered a strong fish, an active swimmer, either alone or in groups, a specimen capable of crossing the open sea, and between islands. There are those who have spotted it within 50 km of land, but younger specimens rarely venture further than 25 meters. In terms of depth, there are records of adults venturing down to 180 meters.
Among the approximately 400 species of sharks that have been described, the Galapagos is considered a large cartilaginous fish, measuring up to 3.7 meters in length and living from 20 to 25 years. The maximum recorded weight is 85.5 kg.
The most common shark species around the archipelago were Galapagos, hammerhead, blacktip and whitetip, which represent 83% of the sharks identified. These species occupy similar habitats, so they are usually found together.
They are often found abundantly in shallow waters of the Galapagos Islands. It can also be found in temperate oceanic or coastal waters. It has an acute sensitivity to vibration and electrical conductivity.
Its body is slender and streamlined, torpedo-shaped, slender and rounded nose, the snout is broad and rounded. The eyes are round and medium-sized. The mouth has 14 rows of teeth on each side of both jaws. The upper teeth are strong and triangular and the lower teeth are narrower. Both have serrated edges.
It has two dorsal fins, the first is high and sickle-shaped, at the level of the pectoral fin. The second originates a little beyond the height of the anal fin. The pectoral fins are large and pointed.
On the other hand, the color of the upper body is brownish gray or brown, and below is generally white or light. It also has white stripes on the sides.

El tiburón de Galápagos se alimenta principalmente de carne de otros peces, calamares, pulpos, crías de lobos marinos, iguanas marinas, lobos marinos de dos pelos, cormoranes no voladores, langostas y tortugas.

Los peces bentónicos, como las anguilas y las lubinas, también figuran como algunos de los alimentos principales de los tiburones Galápagos, pero también consumen -sobre todo los más grandes- un gran número de elasmobranquios (rayas y tiburones más pequeños, incluidos los de su propia especie).

De igual manera, comen, aunque en menores proporciones, hojas, coral, piedras o escombros.

Como un animal vivíparo, las hembras del tiburón Galápagos tienen camadas de 4 a 16 crías cada 2 o 3 años, dada su tendencia a la madurez tardía. Esto representa una baja tasa de reproducción frente a la sobrepesca oceánica que, amén de no ser sostenible, no está regulada.

El apareamiento se realiza entre los meses de enero y marzo. El periodo de gestación es de aproximadamente un año y se realiza en la primavera siguiente en zonas poco profundas.

Por sus características, es una especie protegida en las Islas Galápagos, Colombia y Costa Rica, ya que está amenazada por el «aleteo» (o finning) de tiburones. Es decir, una práctica que consiste en la matanza de más de 200 millones de tiburones por año para abastecer el consumo de aletas de esta especie en países asiáticos, como China.

En este país, las aletas de tiburón de Galápagos se utilizan como ingredientes para sopas, medicinas tradicionales y, para algunas personas que buscan en este tipo de carne propiedades singulares, como afrodisíaco.

Con este propósito, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha lanzado una alerta por el peligro de extinción de estos tiburones, por su lenta tasa de reproducción y la fuerte presencia de la pesca irresponsable. No obstante, el riesgo sigue latente, ya que miles de barcos pesqueros tratan de obtener beneficios económicos por la venta de aletas del tiburón al mercado asiático.

La supervivencia y conservación de la especie, por lo tanto, se encuentra amenazada por las lentas tasas de reproducción, lo que también afecta las demás especies y los ecosistemas oceánicos que dependen de ellos. Es que los tiburones como depredadores tope son fundamentales y su ausencia puede incrementar drásticamente las poblaciones presas. Esto a su vez altera significativamente el equilibrio de los ecosistemas marinos y costeros.

Debido a la protección brindada por la Reserva Marina a ecosistemas y especies marinas, las Galápagos son uno de los pocos sitios en el mundo donde las poblaciones de tiburones se encuentran en un buen estado de conservación y representan una oportunidad única para su estudio. En la Fundación Charles Darwin (FCD), llevamos a cabo estudios sobre tiburones para apoyar el diseño de planes de manejo efectivos que aseguren su protección a largo plazo.

En las Islas Galápagos, la presencia y conservación de estos tiburones resulta indispensable. De acuerdo con el biólogo marino Daniel Pauly, profesor de pesquerías de la Universidad de la Columbia Británica, sin tiburones no existirían las Islas Galápagos, esto porque fungen como depredadores ápice que regulan al resto de poblaciones en el ecosistema.

Share this content
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin